¿Cuál es tu gasolina?

Por: Daniela Sandí Torres. | Fuente: Catholic.net 

El otro día vi una presentación de TEDx Talks de Karla Souza, una actriz mexicana, ha actuado en un par de películas y desde el 2014 actúa en la serie How To Get Away With Murder (quizás alguien la reconozca de ahí). “Dulces son los frutos de la adversidad”, así tituló Souza su presentación.

Me topé con este video en Youtube cuando estaba en mis peores días de decepción y ansiedad, y lo cierto del caso es que me ayudó a reflexionar; así que quiero compartir algunos pensamientos  que me dejó el video.

 ¿Cuánto nos pesa el miedo?

Soy la primera en levantar la mano interesada por saberlo, cómo es que el miedo y los errores nos pesan tanto, cómo es que muchas veces nos dejamos ganar por los puntos negros de la vida y no por los puntos de colores, por las cosas buenas que logramos y que hay, que nos dan los demás, que damos.

Y pongo un ejemplo muy personal (aunque sé que le sucede a más de uno), cómo es que un curso perdido en un semestre nos baja tanto el ánimo y no vemos los otros cursos que sí ganamos; nos cerramos demasiado en lo negativo. A veces nos cuesta creer que somos capaces.

Quitarnos las máscaras

En 21 años me he topado con muchos tipos de personas, y he visto (y lamentablemente me he visto también) las dos caras de la moneda; he visto personas auténticas, sin importar nada, es decir; que logran mantenerse, siendo ellas mismas, aunque eso implique no agradarle a algún sector; y he visto a otras que con tal de encajar en algún grupo son capaces de vivir de máscaras.

¿Y si mejor somos nosotros mismos? ¿Y si mejor no fingimos? ¿Y si nadamos a contracorriente?

Por ahí anda una frase que dice “si tienes que forzarlo, no es de tu talla”, por ahí va el asunto.

Que nadie nos quite la esencia de lo que somos, nuestros sueños, lo que queremos ser.

Las diez mil horas

En el libro Outliers de Malcolm Gladwell, se expone que las personas consideradas genios o exitosas no nacieron así tal cual, no fue un acto de magia de la noche a la mañana; en realidad tuvieron más de diez mil horas de experiencia, de práctica;  entonces, siguiendo esta idea; ¿cómo es que entonces nos frustramos tanto cuando las cosas no salen a la primera?

Y lo malo no es cuando nos enojamos o nos decepcionamos de nosotros porque no pudimos a la primera, el error lo cometemos cuando no queremos seguir, cuando nos rendimos y no queremos dar un poco más.

¿Vos cuántas horas llevás de práctica?

“El músculo se tiene que desgarrar para crecer” dice Souza, está claro entonces que, para lograr esas diez mil horas debemos salir de nuestra zona de confort, que si duele es porque el músculo está creciendo, que si nos caemos, esto solo significa que estamos caminando, que ahí vamos, en marcha.

¿Cuál es tu gasolina?

Esta pregunta la planteó Souza, y me dejó pensando mucho, porque ciertamente si tengo una “gasolina” que me mueva, un motivo que me inyecte energía cuando estoy desanimada, podré alzar la mirada, respirar profundo y seguir en mi camino, aunque sea difícil, aunque tenga mil piedras, pero hay algo que me mueve, que recuerdo y sonrío.

Cuando estoy desanimada y no tengo muchas ganas de estudiar, cuando la alarma suena y deseo profundamente apagarla y seguir durmiendo; inmediatamente recuerdo que quiero ser ingeniera de alimentos, que estoy aquí para prepararme y serlo, aunque duela, me caiga, llore, a veces no duerma la cantidad de horas que yo quisiera; yo quiero ser ingeniera de alimentos, así que me levanto y sigo.

¿Y tu? ¿Tenés tu motivo?

Acá les dejo el link del TEDx Talks de Karla Souza, son 18 minutos, vale la pena; tal vez les ayude como  me ayudó a mí.

*

Top

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://radiopentecostesrd.com/cual-es-tu-gasolina">
Twitter
YouTube