ECLESIASTICO

Capítulo 13

1 El que toca el betún se queda manchado, y el que trata con el orgulloso se vuelve igual a él.

2 No levantes una carga demasiado pesada, ni trates con uno más fuerte y más rico que tú: ¿puede el vaso de arcilla juntarse con la olla? Esta lo golpeará y aquel se romperá.

3 El rico agravia, y encima se envalentona; el pobre es agraviado, y encima pide disculpas.

4 Mientras le seas útil, te explotará, pero si no tienes nada, te abandonará.

5 Si posees algo, vivirá contigo y te despojará sin lástima.

6 Cuando te necesite, tratará de engañarte, te sonreirá y te dará esperanzas; te dirigirá hermosas palabras y te preguntará: «¿Qué te hace falta?».

7 Te comprometerá con sus festejos hasta despojarte dos y tres veces, y al final se burlará de ti; después, cuando te vez, pasará de largo y meneará la cabeza delante de ti.

8 Presta atención, para no dejarte engañar ni ser humillado por tu insensatez.

9 Cuando te invite un poderoso, quédate a distancia, y te invitará con más insistencia.

10 No te precipites, para no ser rechazado, ni te quedes muy lejos, para no ser olvidado.

11 No pretendas hablarle de igual a igual ni te fíes si conversa demasiado: él te pone a prueba con su locuacidad y te examina entre risa y risa.

12 El que no se modera al hablar, es un despiadado, y no te ahorrará ni los golpes ni las cadenas.

13 Observa bien y presta mucha atención, porque estás caminando al borde de tu ruina.

14 [Cuando oigas esto en tu sueño, despiértate; ama al Señor toda tu vida e invócalo para tu salvación.]

15 Todo animal quiere a su semejante y todo hombre, al de su misma condición;

16 todo ser viviente se une a los de su especie y el hombre, a uno semejante a él.

17 ¿Qué tienen de común el lobo y el cordero? Así pasa con el pecador y el hombre bueno.

18 ¿Qué paz puede haber entre la hiena y el perro? ¿Y qué paz entre el rico y el pobre?

19 Los asnos salvajes en el desierto son presa de los leones: así los pobres son pasto de los ricos.

20 La humillación es abominable para el soberbio: así el rico abomina del pobre.

21 Cuando un rico da un mal paso, sus amigos lo sostienen; cuando un pobre cae, sus amigos lo rechazan.

22 Si un rico resbala, muchos corren en su ayuda; dice cosas irrepetibles, y le dan la razón. Resbala el humilde, y lo critican; se expresa con sensatez, y nadie le hace caso.

23 Si el rico habla, todos se callan y ponen sus palabras por las nubes; habla el pobre, y preguntan: «¿Quién es este?», y si tropieza, le dan un empujón.

24 Buena es la riqueza, si está libre de pecado, y mala es la pobreza a juicio del impío.

25 El corazón de un hombre lo hace cambiar de semblante, tanto para bien como para mal:

26 un rostro alegre refleja la dicha del corazón, y la invención de proverbios exige penosas reflexiones.

Top

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://radiopentecostesrd.com/eclesiastico-2/13">
Twitter
YouTube