“Jesús era el centro de la vida de Carlo Acutis”, relata Obispo de Asís

El Obispo de Asís, Mons. Domenico Sorrentino, describió a Carlo Acutis como “un joven normal” a quien le gustaba el deporte, la computadora, la música y que tenía como cita cotidiana la Eucaristía porque “Jesús era el centro de su vida”.

“Carlo era un joven ‘normal’. Le gustaban los deportes y la computadora. Amaba la música y nadaba. Vivió entre la familia y la escuela. Pero Jesús fue el centro de su vida. La Eucaristía era su cita diaria. María, la madre y la ‘mujer’ de su vida. La computadora es un medio para transmitir el bien. En definitiva, todo lo que hacemos todos, pero con el cielo en el corazón”, señaló Mons. Sorrentino.

En una entrevista concedida a ACI Stampa (agencia en italiano del Grupo ACI), el Obispo de la Diócesis de Asís – Nocera Umbra – Gualdo Tadino destacó que “la santidad no es algo extraordinario” y tiene un fundamento que es “la elección de Jesús, ser sus amigos, vivir según sus valores”.

En esta línea, Mons. Sorrentino recordó que a San Francisco “le encantaba decir: vive según la forma del Evangelio” y agregó que “la forma de llevar el sabor del Evangelio a la vida cotidiana varía de vez en cuando. Pero debe enfatizarse que la santidad no quita nada de lo bueno, bello, justo a nuestra condición terrenal, sino que más bien hay que vivirla plenamente, pero introduciendo los valores evangélicos”.

Al reflexionar en el valor de la Eucaristía en la vida de Carlo Acutis, el Obispo de Asís subrayó que “si entendemos que la Eucaristía no es una ‘cosa’, sino la presencia especial de Jesús entre nosotros, es natural vivirla como vivimos una relación de amistad” y añadió que “cuando se es verdaderamente amigo, se tiene el deseo de encontrarse, se encuentra el tiempo para hacerlo”.

“Carlo conseguía encontrarlo: iba todos los días a Misa, pero también le encantaba hacer una pausa en silencio de amor ante Jesús, la Eucaristía”, afirmó.

En este sentido, Mons. Sorrentino advirtió que “con su exhibición de los Milagros Eucarísticos, Carlos muestra cuán fuerte era para él el sentido de la presencia eucarística de Jesús”.

Además, el Obispo de Asís recordó que Carlo Acutis visitaba con sus padres la ciudad de San Francisco cada año durante un largo período, por lo que el santo de Asís lo inspiró, y que en una ocasión le dijo a su madre “que, cuando él muriera, hubiera preferido ser enterrado aquí y eso fue lo que pasó”.

Por último, Mons. Sorrentino anticipó que después de la beatificación de Carlo Acutis, el Santuario de la Expoliación asumirá un mayor compromiso a favor de la caridad con los más necesitados por lo que realizarán un comedor para los pobres cercanos y apoyarán una iniciativa a favor de personas que viven en situaciones difíciles en los países más pobres del mundo.

Related posts

*

Top