La vida de Dios

Decia San Francisco de Sales en Introduccion a la Vida Devota << En cual quier situación en que nos hallemos, debemos y podemos aspirar a la vida de el motor interior que genera una vida nueva en el cristiano, es el artífice de la santidad. El Espiritu Santo influye también sobre las cualidades del hombre, sobre su capacidad de entender, de decidir y de actuar a través de sus dones que, como ya hemos mencionado, son gracias especuales entregadas para bien de quien las recibe y para los demás. Los dones del Espiritu Santo los vamos a dividir en tres grandes bloques:

 

  1. Dones para el entendiemiento:
  1. Sabiduria: Es la capacidad para discernir siempre del espíritu. Es similar a la virtud de la prudencia, pero en este caso es un don gratuito que permite ver todo con una nueva dimensión, la del espíritu. La sabiduría lleva a dar juicios prudentes y exactos sobre las realidades espirituales.
  2. Inteligencia: Es una capacidad especial que nos otorga el Espiritu Santo para comprender y penetrar la Palabra de Dios.
  3. Ciencia: Es el don que nos lleva a descubrir el obrar de Dios en la propia vida.

 

  1. Dones para la voluntad:
  1. Consejo: es la capacidad para descubrir siempre con certeza la voluntad de Dios.
  2. Fortaleza: Es la capacidad para tomar decisiones difíciles en la fidelidad al plan de Dios sobre la propia vida, y llevarlas adelantes cueste lo que cueste.

 

  1. Dones para el actuar:
  1. Piedad: Es la predisposición a actuar siempre como hijo de Dios. Es una actitud de vida profunda que influye en toda la personalidad
  2. Temor de Dios: Este don, generalmente lo entendemos como si fuera un miedo al poder de Dios. Relamente es un miedo, pero a perder a Dios por el pecado, la tibieza o la indiferencia en el amor. El recto temor de Dios convierte toda la vida en un continuo acto de amor y de fidelidad a Dios para no perderlo. Nos lleva a defender y acrecentar la vida de gracia en el alma y a cultivar la vida interior.

Podemos concluir diciendo que la gracia, siendo de orden sobrenatural escapa a nuestra experiencia y solo puede ser conocida por la fe, una fe plasmada en obras (ver Mt 7, 20).

 

Ninguno diga: Yo no puedo, porque Cristo ha sido fiel por ti y para ti. El ha reparado de antemano todas tus flaquezas, con s fidelidad ha merecido para ti la fuerza, las gracias necesarias para que seas fiel. Su fidelidad es tu fidelidad.

Related posts

*

Top

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://radiopentecostesrd.com/la-vida-de-dios-2">
Twitter
YouTube