Lecturas del Jueves, Nuestra Señora de las Mercedes, Patrona de la República Dominicana

PRIMERA LECTURA

Lectura del profeta Jeremías 30,8-11a

Aquel día —oráculo del Señor de los Ejércitos—romperé el yugo de tu cuello, pueblo mío, y haré saltar tus correas; ya no servirán a extranjeros, sino que servirán al Señor su Dios, y a David su rey, que le suscitaré. Y tú no temas, siervo mío Jacob,—oráculo del Señor—no te asustes, Israel; porque yo mismo té salvaré del país lejano, a tu descendencia del país del destierro. Descansará Jacob, sin turbación, reposará, sin alarmas. Porque yo estoy contigo—oráculo del Señor—para salvarte.

Palabra de Dios

 

SALMO RESPONSORIAL

Salmo : 125

 R/. He visto la cautividad de mis hijos e hijas y les he roto las cadenas.

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía soñar:

la boca se nos llenaba de risas,

la lengua de cantares. R

Hasta los gentiles decían:

 

«El Señor ha estado grande con ellos.»

El Señor ha estado grande con nosotros,

y estamos alegres.R

 

Que el Señor cambie nuestra suerte,

como los torrentes del Négueb.

Los que sembraban con lágrimas,

cosechan entre cantares.R

 

Al ir, iba llorando,

llevando la semilla;

al volver, vuelve cantando,

trayendo sus gavillas. R

 

SEGUNDA LECTURA

Carta de San Pablo a los Gálatas 5, 1-2; 13-25

Esta es la libertad que nos ha dado Cristo. Manténganse firmes para no caer de nuevo bajo el yugo de la esclavitud. Yo mismo, Pablo, les digo: si ustedes se hacen circuncidar, Cristo no les servirá de nada. Ustedes, hermanos, han sido llamados para vivir en libertad, pero procuren que esta libertad no sea un pretexto para satisfacer los deseos carnales» háganse más bien servidores los unos de los otros, por medio del amor. Porque toda la Ley está resumida plenamente en este precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si ustedes se están mordiendo y devorando mutuamente, tengan cuidado porque terminarán destruyéndose los unos a los otros. Yo los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios, y así no serán arrastrados por los deseos de la carne. Porque la carne desea contra el espíritu y el espíritu contra la carne. Ambos luchan entre sí, y por eso, ustedes no pueden hacer todo el bien que quieren. Pero si están animados por el Espíritu, ya no están sometidos a la Ley.

Se sabe muy bien cuáles son las obras de la carne: fornicación, impureza y libertinaje, idolatría y superstición, enemistades y peleas, rivalidades y violencias, ambiciones y discordias, sectarismos, disensiones envidias, ebriedades y orgías, y todos los excesos de esta naturaleza. Les vuelvo a repetir que los que hacen estas cosas no poseerán el Reino de Dios.  Por el contrario, el fruto del Espíritu es: amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre y temperancia. Frente a estas cosas, la Ley está demás, porque los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y sus malos deseos. Si vivimos animados por el Espíritu, dejémonos conducir también por él.

Palabra de Dios

EVANGELIO

 

Lectura del santo Evangelio según san Juan 2, 1-11

 

En aquel tiempo, había una boda en Cana de Galilea y la madre de Jesús

estaba allí; Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.

Faltó el vino y la madre de Jesús le dijo:

—-«No les queda vino.»

Jesús le contestó:

—«Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora.»

Su madre dijo a los sirvientes:

—-“Haced lo que él diga.” Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones los judíos, de unos cien litros cada una.. Jesús les dijo: —«Llenad las tinajas de agua.» . Y las llenaron hasta arriba. Entonces les mandó:—«Sacad ahora, y llevádselo al mayordomo.»

Ellos se lo llevaron.

El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), entonces llamó al novio y le dijo:—«Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora» Así, en Cana de Galilea, Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en él.

PALABRA DEL SEÑOR

 

 

Related posts

*

Top