Mi Padre ve lo secreto

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Hoy, Jesús, me dices que el Padre mira lo secreto. ¡Dios me mira! El Todopoderoso, creador del universo entero, cuyo poder no puedo imaginar, me mira y sonríe.

Es como si el jefe, de un trabajo muy importante, al llegar a casa por la noche entra en la habitación de su bebé, se acerca a la cuna, y no hace otra cosa que mirarlo allí, plácidamente dormido.

O como si este importante empresario fuera a un festival del Día del Padre y viera a su pequeño hacer cientos de piruetas arriba de una tarima. Todos verían a un niño que hace más o menos bien los movimientos… El padre de ese niño vería todo el esfuerzo que su hijo a puesto, y sería consciente que su hijo lo hace todo por agradarle y agradecerle… Y el papá de ese niño no podría más que sonreír.

¿Y si el niño rompe una ventana y se acerca con lágrimas en los ojos a pedir perdón? Este buen padre, por más intransigente que sea con sus empleados, quizá lo reprendería, pero no por ello dejaría de mirar a su hijito con amor.

Así imagino tu mirada, Señor. No es la mirada del juez inmisericorde que busca complacerse en el sufrimiento de los demás, de ninguna manera. Sé que me miras siempre como Padre… aunque yo no siempre me comporte como hijo.

Padre, perdóname por no haberme comportado siempre como un verdadero hijo tuyo, por haber pasado tantas veces indiferente ante mi hermano que sufre pidiendo limosna por la calle o que me ha reclamado un poco de atención y cariño en mi propio hogar. Enséñame a ser un verdadero hijo tuyo, un hermano de mi hermano, también – y, sobre todo – en lo secreto de mi corazón.

El Buen Pastor tiene el deber de guiar a su grey, de conducirla hacia verdes prados y a las fuentes de agua. No puede dejarse arrastrar por la desilusión y el pesimismo: “Pero, ¿qué puedo hacer yo?”. Está siempre lleno de iniciativas y creatividad, como una fuente que sigue brotando incluso cuando está seca. Sabe dar siempre una caricia de consuelo, aun cuando su corazón está roto. Saber ser padre cuando los hijos lo tratan con gratitud, pero sobre todo cuando no son agradecidos. Nuestra fidelidad al Señor no puede depender nunca de la gratitud humana: “Tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará”.
(Homilía de S.S. Francisco, 29 de abril de 2017).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Al terminar mis actividades me daré el tiempo para hacer un balance o examen de mis actitudes ante Dios y los demás, si el amor no es mi motivación, poner el remedio.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Related posts

*

Top

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://radiopentecostesrd.com/mi-padre-ve-lo-secreto">
Twitter
YouTube