Vaticano estrena llamativo proyecto de capillas en famosa exposición de arquitectura

Por vez primera, el Vaticano participará en la Bienal de Arquitectura de Venecia, una de las exhibiciones y muestras más importantes de todo el mundo, de manera total con un proyecto concebido como una “peregrinación espiritual” que recuerde además la aportación de la Iglesia en este arte.

A través de una muestra, 10 Arquitectos de todo el mundo crearán cada uno una capilla inspirándose en distintos materiales y escenarios bajo la idea del peregrinaje. El proyecto ha sido ideado por Francesco Dal Co y se inaugurará el viernes 25 de mayo en los jardines de la isla de San Jorge (Venecia). Se podrá visitar hasta el próximo 25 de noviembre

El proyecto ha sido ideado desde el modelo de la Capilla en el bosque construida en 1920 por el célebre arquitecto Gunnar Asplund en el Cementerio de Estocolmo, a la cual será dedicado un espacio de exposición al comienzo del recorrido donde serán expuestos los diseños y el proyecto original.

La iniciativa “ha sido propuesto a 10 arquitectos, invitados a idear y a construir otras capillas en el interior del área boscosa en la extremidad de la isla de San Jorge Mayor”, explica el Pontificio Consejo de la Cultura en un comunicado.

Entre los arquitectos, hay algunos de gran renombre como Norman Foster (Gran Bretaña), Sean Godsell (Australia), Javier Corvalán (Paraguay), o los del estudio de arquitectura español Flores & Prats.

El Cardenal Gianfranco Ravasi, Presidente del Pontificio Consejo para la Cultura de la Santa Sede, que participará en el estreno del proyecto en Venecia, explicó que las capillas “en el culto cristiano son verdaderos templos, aunque más pequeñas que las catedrales, las basílicas o las iglesias”. “Cuentan con dos componentes fundamentales de la liturgia, el ambón o púlpito y el altar”, añadió.

“El número de las capillas es también simbólico porque expresa casi un decálogo de presencias en el interior del espacio: son similares a voces hechas en la arquitectura que resuenan con su armonía espiritual en la trama de la vida cotidiana”.

El purpurado se mostró convencido de que “es una especie de peregrinación no solo religioso, sino también laico, conducido para todos aquellos que desean descubrir la belleza, el silencio, la voz interior y trascendente, la fraternidad humana de estar junto en la asamblea de un pueblo, pero también la soledad del bosque”.

Related posts

*

Top