Nos llama por nuestro nombre

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Cuando tenemos trato muy frecuente con una persona a la que amamos mucho, notamos que hay una forma especial cómo esta persona se dirige a nosotros, cómo nos llama, cómo habla, los gestos que tiene… Lo mismo le sucedió a María Magdalena. Su experiencia de vida y perdón que Jesús le había dado le llevó a ser una nueva mujer; solo así se entiende ese momento de encuentro tan íntimo. Él pronuncia el nombre de María con esa forma única que ella estaba acostumbrada a escuchar y lo reconoce. Toda la tristeza que llevaba en su alma se torna en gozo porque pronunció su nombre, «María», esto bastó para que ella afirmara, con toda certeza, que había visto al Señor sabiendo que muchos no le iban a creer.

Jesús ahora está vivo y resucitado. De igual forma como llamó a María nos llama por nuestro nombre. La respuesta que le queramos dar es muy personal. Pero, aunque la respuesta sea personal, siempre lleva consigo una misión, anunciar a otros que este encuentro con el resucitado es real porque llena el alma de gozo y de paz tan profundas, que nada ni nadie nos la puede quitar.

En una sociedad donde son muchos los que ven a Dios como una tradición cultural superada, o que simplemente dicen creer, pero no lo hacen realmente, la tarea de los cristianos es ser fermento y no tener miedo de anunciar lo que el Señor ha hecho y hace en nuestras vidas. Basta estar un poco atento para no pasar por desapercibido las bendiciones que recibimos día con día.

María Magdalena estaba distraída en su tristeza interior y, teniendo a Jesús de frente, no le reconoció; de igual forma Jesús está enfrente de nosotros, nos habla a través de innumerables formas y no le reconocemos por tener nuestra mirada en nosotros mismos. Digamos con María, «he visto al Señor», para dar testimonio de este gozo. Pidámosle a Jesús que nos dé la gracia de conocerle y amarle más profundamente.

«Todos los Evangelios subrayan el papel de las mujeres, María de Magdala y las otras, como primeros testigos de la resurrección. Los hombres, atemorizados, estaban encerrados en el cenáculo. Pedro y Juan, avisados por la Magdalena, hacen solo una rápida salida en la que constatan que la tumba está abierta y vacía. Pero fueron las mujeres las primeras en encontrar al Resucitado y a llevar el anuncio de que Él está vivo. Hoy, queridos hermanos y hermanas resuenan también para nosotros las palabras de Jesús dirigidas a las mujeres: “No temáis; id y anunciad…”. Después de los ritos del Triduo Pascual, que nos han hecho revivir el misterio de la muerte y resurrección de nuestro Señor, ahora con los ojos de la fe lo contemplamos resucitado y vivo. También nosotros estamos llamados a encontrarlo personalmente y a convertirnos en sus anunciadores y testigos».
(Homilía de S.S. Francisco, 22 de abril de 2019).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Hoy pondré más atención a la forma como Dios me habla a través de las cosas más ordinarias, como el cariño de las personas que me rodean, la prueba de la cruz en alguna dificultad y, sin lugar a duda, a través de la oración con la Sagrada Escritura.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Top