Vive la Cuaresma con estas meditaciones diarias escritas por Santo Tomás de Aquino

En el marco del inicio de la Cuaresma 2024, les compartimos las profundas meditaciones para cada día de este tiempo litúrgico escritas por el mismo Santo Tomás de Aquino, Doctor “Angélico” de la Iglesia y patrono de la educación católica.

Las reflexiones cuaresmales de Santo Tomás de Aquino son parte de un gran libro llamado Meditaciones, en el que se pueden encontrar sus mensajes para los diversos tiempos litúrgicos, para ejercicios espirituales y recomendaciones para vivir la fe.

El impresionante trabajo de recopilación es del dominico Fray D. Mézard, de quien se sabe muy poco. No obstante, su nombre ha quedado grabado junto al del santo con este magnífico libro. 

El mismo fraile en el Prefacio señala que una sola cosa se le puede atribuir y es el “haber buscado en todas las obras del gran Maestro todo lo más suave, piadoso y apropiado para fomentar la edificación, y haberlo distribuido por todos los días del año litúrgico”.

Sobre las meditaciones de Cuaresma Fray Mézard señala que tienen como eje la pasión y muerte del Señor en la Cruz. En este sentido, anima acudir con confianza a Santo Tomás  para escudriñar las claves de la verdadera conversión en Cristo, Jesús.

“Vayan al Doctor Angélico, que les dará no solamente amplia materia para meditar, sino también la más apta para reformar las costumbres, y también para nutrir y acrecentar el amor a nuestro Salvador”, enfatiza.

A continuación una breve lista de los temas de las meditaciones de Santo Tomás de Aquino para los primeros días de la Cuaresma.

Miércoles de Ceniza: La muerte.
Jueves después de Ceniza: El ayuno.
Viernes después de Ceniza: La corona de espinas.
Sábado después de ceniza: El grano de trigo.
Primer domingo de Cuaresma: Fue conveniente que Cristo fuera tentado.

Related posts

Top